martes, 9 de octubre de 2007

Expectativas peruanas por fallo de La Haya

La sentencia del Tribunal Internacional de Justicia de La Haya en las diferencias entre Nicaragua y Honduras, en cierta forma alimenta los ánimos peruanos en torno a la próxima presentación del diferendo marítimo con Chile en esa instancia supranacional.

Por un lado, podemos ver que La Haya admitió tomar el caso, y planteó una solución salomónica a las disputas entre los países centroamericanos, la misma que Lima anhela con respecto a Santiago; la bisectriz.

"El argumento de la sentencia es decisivo porque la posición peruana ha sido y sigue siendo que la línea equidistante o bisectriz es la que debe definir este contencioso fronterizo que tenemos con Chile, y va en contra de la posición chilena basada en línea paralela", declaró el embajador Hugo de Zela a la Agencia Andina.

El propio presidente del Consejo de Ministros, Jorge del Castillo, también se ha pronunciado al respecto y ha señalado que es una decisión favorable para las iniciativas peruanas.

Prudencia en Torre Tagle
En Torre Tagle, la resolución fue tomada con calma. Según el diario El Correo, el ministro de Relaciones Exteriores del Perú, José Antonio García Belaúnde destacó que La Haya se basó en el “Derecho del Mar”, argumento peruano en la demanda que presentará ante el citado tribunal supranacional en las próximas semanas.

Sin embargo, García Belaúnde evitó afirmar que ello siente un precedente que beneficiará al Perú en su diferendo con Chile. “Es una sentencia que tiene más de 40 páginas y tengo que estudiarla detalladamente antes de pronunciarme oficialmente al respecto”, precisó.

No hay que caer un excesivo optimismo, advirtió el experto en geopolítica, Alberto Bolívar, quien señaló que teóricamente es un muy favorable que se haya aplicado la figura de la bisectriz, pero que a pesar de ser análogos los casos no son similares.

Una de las diferencias es que ambos países aceptaron la competencia de La Haya desde un inicio, mientras que Chile la rechaza por considerar que ya existe un tratado de límites marítimos que nosotros consideramos convenios de pesca.

A favor de la postura peruana, está el Pacto de Bogotá de 1948 que reconoce para los países firmantes la competencia obligatoria de la Corte cuando hay una diferencia de interpretación, cuando hay una controversia.

Pero para ello, el Tribunal Internacional debe coincidir con Torre Tagle sobre que los convenios de 1952 y 1954 no son tratados de límites.

En Chile estudiarán decisión

Mientras tanto en Santiago, el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Roberto Muñoz Barra, anunció que pedirá una reunión con su canciller, Alejandro Foxley, para estudiar la sentencia final y repercusiones del fallo de la Corte de la Haya respecto al diferendo entre Nicaragua y Honduras.

El político sureño dijo desconocer las razones del Tribunal de la Haya para solucionar un diferendo similar entre Nicaragua y Honduras, a través de un fallo que establece una nueva frontera marítima, basada en una línea bisectriz, método en que se basa la tesis peruana.

Muñoz Barra aseguró que la Corte Internacional de la Haya no tiene porque inmiscuirse en el diferendo marítimo entre Perú y Chile, porque este es un tema zanjado según declaraciones reseñadas en Andina.

El político sureño destacó la decisión del Perú de no autorizar el despliegue de naves pesqueras o de las Fuerzas Armadas por la zona en disputa.

"Este es el camino correcto y racional y no tirando bencina para encender llamas, sino usando las vías diplomáticas, respondiendo a tribunales internacionales", señaló.


Más información



Publicar un comentario