sábado, 10 de noviembre de 2007

¿Por qué no te callas?

Al fin alguien lo calló. Era necesario que alguien le tapara la boca al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, por su irrespeto hacia los demás. Lo curioso, es que quien se encargó de callar al gobernante casi dictatorial, fue el Rey de España, Juan Carlos I, quien salió en defensa de tanto el jefe del gobierno de su país, José Luis Rodríguez Zapatero, como su antecesor, José María Aznar.



Durante la Cumbre Iberoamericana que se desarrolló en Chile, Chávez había calificado de "fascista" a Aznar, en un discurso ante el pleno de jefes de Estado y Gobierno, e incluso lo acusó de estar detrás del golpe que pretendió sacarlo del poder. Ante ello, Rodríguez Zapatero – rival político de Aznar en España – pidió ponderación.

Pero el mandatario venezolano, fiel a su lengua viperina, nuevamente lanzó acusaciones a Aznar, lo que motivó que el jefe del gobierno español pidiera el uso de la palabra.

“Aunque se moleste mi amigo Rodríguez Zapatero, tengo que decir que ese señor que viene a América Latina a decir que soy un monstruo, que es José María Aznar, es un fascista, que fue a Venezuela y me dijo 'viene a invitarte a nuestro club, al primer mundo, tienes petróleo, basta que tú lo decidas' ", dijo Chávez y agregó que la propuesta tenía como condición cortar relaciones con Cuba, reseña El Mercurio.

"Eso no lo haré jamás, porque Fidel es como un padre para mí", añadió el Presidente venezolano y confidenció que al consultar a Aznar por el futuro de países como Haití o regiones como Centroamérica, el ex jefe del Gobierno español le respondió "Chávez, esos ya se jodieron".

Con estas palabras, a juicio del gobernante, "aquel hombre (Aznar) reveló allí todo el rostro horrible del fascismo y del racismo" y enfatizó que Venezuela no entró a ese club, "porque nosotros somos humanos y los fascistas no son humanos".

Rodríguez Zapatero exigió respeto hacia Aznar, y recordó que fue electo democráticamente por los españoles, lo que provocó la ovación de los presentes. Sin embargo para el español fue difícil hablar, pues Chávez lo interrumpía constantemente.

Por ello, en tono desafiante y apuntándole con el dedo, el monarca expresó “¿Por qué no te callas, ya?”, y Rodríguez Zapatero pudo culminar su pedido de respeto a las ideas, aunque sean absolutamente contrarias a las propias.

Como es de suponer, Chávez no se quedó tranquilo, y enfatizó que "el Rey será Rey pero no me puede hacer callar". "Allá él, pero reclamo respeto porque yo soy también un jefe de Estado y electo democráticamente", respondió, pero lo cierto es que ante el mundo, a Chávez lo callaron. Como dice un foro… “Viva el Rey, Ole´”
Publicar un comentario